JUAN GIL-ALBERT, EL LINAJE DE EDIPO (Fragmento)

Bajo la maldición de nuestro padre
los viejos fratricidas recorremos
la indiferente tierra pregonando
el oculto linaje que nos dio el ser.

Nada calma  esta sangre que se yergue
el espectro terrible del destino
lanzando por su boca el horroroso
fallo de amor: Matarás a tu hermano.

La casa familiar estremecida
por nuestros sanguinarios gritos arde
siglo tras siglo el gris de sus pavesas
en una abrasadora hoguera alzada.

Y nuestra impura madre horrorizada
de tan furioso anhelo, entre sus paños
enlutados se acoge y en su vientre
deja engendrar los duelos fraternales (…)

El oráculo cumple su amenazaa
terrible en esas venas familiares
del cante y la aflicción, y entre las manos
de los jóvenes pone el rayo vivo

que destruye y a un tiempo vivifica,
mientras el negro vino que los une
espera en su pupila ver copiarse
una nueva matanza de sus hijos.

Deja un comentario

Archivado bajo POEMA DE LA SEMANA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s