EL CLÁSICO DE ENERO: MEDEA de EURÍPIDES

JasonMedea_JWWaterhouse

Jasón y Medea (1907) J,W Waterhouse

Medea es considerada una de las grandes tragedias de Eurípides. Ha sido junto con la Antígona de Sófocles, las dos tragedias de la Literatura Universal de primero del mes de enero. Os invitamos a acercaros a Medea, en esta ocasión.

Eurípides describe  la figura femenina en casi todos sus textos y de forma extraordinaria en el mito de Medea. Medea es formidable, sabia, fuerte, hábil, luchadora y por ello es amada por unos y odiada por otros pero siempre, por todos, respetada y temida.

Eurípides exalta los valores femeninos y defiende la condición femenina. Medea describe en la obra esta condición:

“De todo lo que tiene la vida y pensamiento, nosotras las mujeres, somos el ser más desgraciado. Empezamos por tener que comprar un esposo con dispendio de riquezas y tomar un amo de nuestro cuerpo, y éste es el peor de los males. Y la prueba decisiva reside en tomar a uno malo o a uno bueno. A las mujeres no les da buena fama la separación del marido y tampoco les es posible repudiarlo.”

Tras la Medea de Eurípides, tendremos las versiones de Séneca y de Corneille, sobre otras múltiples versiones y actualizaciones.

 

9 comentarios

Archivado bajo Clásicos

9 Respuestas a “EL CLÁSICO DE ENERO: MEDEA de EURÍPIDES

  1. Elvira

    Esta tragedia de Eurípides no da respiro al lector; desde el primer momento estamos sumidos en la desesperación de la protagonista. Medea, orgullosa, no permitirá que nadie la desprecie, la ridiculice u ose reírse de ella. La huida la deja con vida pero rota por el crimen impío de sus hijos:
    “Y si ella toma estos adornos y los pone sobre su cuerpo, morirá de mala manera, y todo el que toque a la muchacha: con tales venenos voy a ungir los regalos. Ahora, sin embargo, cambio mis palabras y rompo en sollozos ante la acción que he de llevar a cabo a continuación, pues pienso matar a mis hijos; nadie me los podrá arrebatar y, después de haber hundido toda la casa de Jasón, me iré de esta tierra, huyendo del crimen de mis amadísimos hijos y soportando la carga de una acción tan impía. No puedo soportar, amigas, ser el hazmerreír de mis enemigos”

  2. ManuelRío

    Esta obra, Medea, de Eurípides es muy buena y en especial para leerla, hoy en día, como ejemplo de la igualdad entre hombres y mujeres. También, la veo yo, como un buen ejemplo para que, no solo las mujeres, si no todos los seres humanos luchen por sus sueños.

  3. Olga Suárez (H1A)

    “Medea”, esta obra de Eurípides, es una obra que puede ser muy cercana al lector (o espectador, en este caso), ya que su protagonista, Medea, tiene unos sentimientos con los que todos nos podemos identificar como los celos o el amor hacia sus hijos, pero llevados al extremo, por lo que uno se introduce mucho más en esa empatía, siendo más fácil comprender los sentimientos de quien los expresa con tanta pasión, digamos. Todo esto a pesar de que Medea es casi una villana si tenemos en cuenta que sus decisiones se mueven por el odio y la venganza, y no sólo mata a la futura esposa del que era su esposo sino que llega a tener la sangre fría de matar a sus propios hijos para llegar a llevar a cabo su plan: hundir en la miseria a Jasón, para que nadie pueda mofarse de ella después de haber sido abandonada por este, y al que tanto castiga que ni siquiera permite enterrar a sus hijos.
    “Eres de piedra, pobre de ti, o hierro,
    que estás matando
    con tu propia mano la cosecha de tus entrañas.”
    El tema de la infidelidad matrimonial se ha tratado en otras obras también, particularmente esta tragedia me recuerda a la ópera “Pagliacci” de Leoncavallo, en la que el protagonista, Canio, un payaso, es engañado por su mujer con otro hombre. Canio, acaba sabiendo de esta relación por un tercero y, al final, durante su actuación, enajenado por la traición y porque su esposa se niega a confesar el nombre de su amante, la apuñala y después a Silvio, su amante, que se descubre al ver el crimen del payaso. Comparten las dos obras un final muy trágico y sangriento; también demuestra Canio unos sentimientos muy fuertes, aunque en este caso son más de tristeza y desesperación, mientras que en Medea podríamos decir que es sobre todo un odio exacerbado.
    En resumen, “Medea” es una obra con un personaje protagonista muy bien dibujado y con unos sentimientos contradictorios que lo hacen más rico, digamos, y más humano a los ojos del público, es por esto que puede ser comprendida tanto ahora como entonces.

  4. laura

    Este mito, el cual es una tragedia escrita por Eurípides, describe la vida de Medea la protagonista, que llevada por su venganza mata a sus hijos y a Glauce que se iba a casar con Jasón. Esta obra dramática protagonizada por Medea, refleja el desprecio de la protagonista por los demás, no le importa el sufrimiento que causa, incluso a sus hijos. Solo le importa ella misma y salirse con la suya, por el orgullo que tiene.

  5. Elena

    A diferencia del resto de obras de la época, Medea representa la historia de una mujer que rompe con todos los esquemas establecidos. Y es que, tal y como cita el texto, ella es ”formidable, sabia, fuerte, hábil, luchadora..”, al contrario que el resto de mujeres de la época, que eran sumisas al hombre: ”tener que comprar un esposo con dispendio de riquezas y tomar un amo de nuestro cuerpo”.
    Medea no se deja humillar, si hay algo que quiere evitar es que sus propios enemigos se rian de ella y de su desgracia, no se va a dejar vencer por ningún hombre, llegando así, a tales extremos como matar a sus propios hijos, todo por defender su honor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s