EL AMOR, según GLORIA FUERTES

Cuando me quedo sola,
ya no me quedo sola.
En mis dedos anidan tus sortijas.
En mis brazos,
que aún tienen la forma de tu cuerpo,
danza un perfume que no existe en las flores.
Tus palabras se han sentado a mi lado.
Con tu sortija, tu cuerpo, tu perfume
y. sobre todo, con tus palabras
has desterrado provisionalmente
mi fanática soledad

Gloria Fuertes (1917-1998), Historia de Gloria, (1980)

Deja un comentario

Archivado bajo POEMA DE LA SEMANA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s