Teatro clásico: EDIPO, REY

Existiendo muchas dudas acerca de la fecha de composición (se calcula que fue representada por vez primera en 425 a. C.), no existe ninguna en cuanto a que es el núcleo de la creación trágica de Sófocles. El tema, basado en el ser humano y su destino, está tomado del ciclo tebano y se centra en el descubrimiento de la causa de la peste que asolaba Tebas. Toda la obra es el desarrollo del proceso que conduce a la resolución de ese enigma que, trágicamente, desvela a Edipo el suyo propio. La obra concluye con las palabras del coro mostrando el ejemplo de Edipo para que nadie se considere completamente dichoso hasta el último día de su vida.

Lo que aquí se nos muestra es la antítesis entre el obrar humano y la voluntad inescrutable de los poderes superiores. Pero en esa oposición es donde el ser humano puede alcanzar su mayor grandeza al oponerse a ese destino ciego ante el que no se rinde. Esta lucha puede llevar al hombre al sufrimiento o a la muerte pero aquí es donde encuentra precisamente su valor moral. Ante la existencia caben dos actitudes: la del conformista, que se rinde ante las dificultades, o la del héroe, que se rebela y sigue su camino hasta el final.

Edipo y la esfinge

Ante este esquema de la naturaleza humana, Sófocles propone como norma de vida la sophrosyne, o sea, el reconocimiento de las propias limitaciones ante el poder absoluto de la divinidad y todos sus héroes están necesitados de ella en el primer momento.

Esta obra fue considerada por Aristóteles como el mejor paradigma de tragedia clásica, tal y como él la definió en su Poética. En este drama se dan todos los elementos esenciales: el error trágico o hamartía, el cambio de fortuna o peripecia, la anagnórisis o reconocimiento y, finalmente, la catarsis del espectador: la purificación de las pasiones mediante las emociones que provoca la contemplación de una situación trágica.

Prueba de la enorme trascendencia de esta obra la podemos encontrar en el gran número de versiones realizadas en todas las épocas no sólo en la literatura, sino también en el cine, la ópera y las artes plásticas. Además, no podemos dejar de mencionar la antropología y la psicología, donde este tema ocupa un puesto clave a partir de la descripción del complejo de Edipo realizada por Freud.

Para saber más acerca de “nuestra” representación:

http://www.grupokomos.com/GrupoKomos/Edipo_Rey.html

Deja un comentario

Archivado bajo Clásicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s