ALFONSINA STORNI, CUERPOS CELESTES

VIEJA LUNA

Me protegen tus brazos del invierno.
Bajo su amparo tierno
dejo pasar las horas en letargo
triste y largo.

Siento que toda cosa me es amada,
que de la caridad estoy acompañada.
Amo hasta el mal que hiere.
¡Piedad para el que muere!

Oh vieja luna, descarnado mundo
que recorres el cielo en silencio profundo.
¡Cuánto calor tiene el amado mío!…
Luna, ¿no tienes frío?

Alfonsina Storni (1892-1938), Irremediablemente (1919)

 

Deja un comentario

Archivado bajo POEMA DE LA SEMANA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s