FÁBULAS

Siguiendo el ejemplo de los cuentos de Las mil y una noches, el reo comienza a relatar fábula tras fábula a su verdugo, con el fin de entretenerle y retrasar al máximo el momento de su muerte. Pero ocurre que en mitad de la noche se le acaban de pronto las historias y ya no puede encontrar ni una sola en su cansada memoria.

Aterrado, y creyendo próximo su fin, mira al verdugo. Aliviado, comprueba que este se ha quedado profundamente dormido con la afilada hacha entre las manos. Así que ahora, ya más tranquilo, piensa que en realidad él nunca fue un buen narrador de historias y que, sin duda alguna, ha dormido de aburrimiento a su verdugo. Aprovechando esta circunstancia le quita con suavidad el hacha y, en el preciso momento en que la levanta para descargarla sobre la nuca del durmiente, este, sonámbulo9, se incorpora y comienza a relatar de modo tan magistral los maravillosos sueños por los que en esos instantes viaja, que al punto queda el reo totalmente embelesado.

Cuando amanece, el verdugo despierta y, aprovechando que en virtud del dulce encantamiento duerme ahora el reo apaciblemente, le quita a su vez el hacha. Y la historia vuelve a comenzar desde el principio, con el asustado reo contándole de nuevo fábulas al verdugo, etcétera, etcétera, repitiéndose así, perfecto, el mágico tiempo circular en el que ambos se perdonan mutuamente la vida.

Julia Otxoa (San Sebastián, 1953)

Deja un comentario

Archivado bajo Microrrelatos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s