NOCHE DE ÁNIMAS, ¿QUÉ TE ASUSTA?

NOVIEMBRE, EL MES OSCURO

¿Qué te sugiere la llegada de noviembre? ¿la noche de ánimas, el día de difuntos? El culto a lo misterioso que acompaña a la muerte, la llegada (anualmente puntual) de las reflexiones en torno al mundo  del terror, el acercamiento a los miedos del ser humano, a las supersticiones; todo confluye en estas fechas.

El otoño en su plenitud da pie,  también, a  las tradiciones propias y extrañas que ya no nos resultan tan ajenas. El halloween anglosajón es un buen ejemplo de lo foráneo, y también las magostas, castañadas, los huesos de santo y los “panellets” son síntoma de lo autóctono.

Tendremos LITERATURA DE MISTERIO Y TERROR para amenizar estos largos días de oscuridad en la biblioteca, a tu disposición.

¡Que ustedes lo sufran bien!

37 Respuestas a “NOCHE DE ÁNIMAS, ¿QUÉ TE ASUSTA?

  1. ABlanco

    ¿Qué es el miedo para ti?
    Para mí el miedo es la peor sensación que hay, aunque para tu cuerpo sea bueno.
    Siempre hay dos maneras de afrontarlo:dar la cara o la espalda
    Kathia

  2. Elvira

    UN FRAGMENTO DE FRANKENSTEIN:
    “Me quedé solo y continué durante algún tiempo deambulando por los pasillos de la casa y examinando cada rincón que pudiera servirle de escondrijo a mi adversario. Pero no descubrí rastro alguno de él; y empezaba a pensar que alguna providencial casualidad habría intervenido para imperdirle llevar a cabo su amenaza cuando oí un grito agudo y estremecedor. Venía de la habitación donde Elizabeth descansaba. Al oírlo comprendí la estremecedora verdad, y me quedé paralizado; noté cómo la sangre me corría por las venas y me ardía en la punta de los dedos. Un instante después oí un nuevo grito y corrí hacia la alcoba. (…) Mientras con agonizante desesperación me inclinaba sobre ella, levanté la vista. Me invadió una especie de pánico al ver que la pálida luz de la luna iluminaba la habitación, pues las contraventanas que se habían cerrado anteriormente ahora estaban abiertas. Con inexpresable horror vi asomarse a una de las ventanas el aborrecido y repugnante rostro del monstruo”.

  3. César Rentería

    No tengo necesidad de sentir miedo. Pero sentirme solo ,desolado por la incertidumbre, sentirme solo entre la multitud. Vivo con él pero no es tan malo como parece, también puede ser bonito, como bonito es el miedo a ser vulnerable, bonito es el miedo a lo inesperado. no tengo necesidad de sentir miedo, pero me acostumbré a que me gustase de vez en cuando.

    • Álvaro Redondo

      “Pesadillas de sangre de monstruo 2″, R. L. Stine.
      Pág.11

      -¡Suéltame! –Suplicó- ¡Suéltame! Evan veía la hierba del jardín trasero saltar por debajo de él. Todo su cuerpo vibraba con los jadeos de Trigger, y notaba que tenía los tejanos y la camiseta empapados de saliva.
      “Trigger no quiere hacerme daño” -se dijo Evan-. “Sólo tiene ganas de jugar. Menos mal que es un perro muy viejo y ya no tiene los dientes afilados”.
      El perro se detuvo al borde de un macizo de flores y bajó a Evan casi hasta el suelo, aunque sin soltarlo. Entonces empezó a escarbar con las patas en la tierra blanda.
      -¡Suéltame!-chilló Evan espantado-. ¡Trigger! ¡Escucha!
      El perro seguía con lo suyo sin hacerle caso, echando sobre Evan su aliento caliente y hediondo. Cuando el muchacho se dio cuenta de lo que Trigger estaba haciendo, lo sacudió una oleada de terror.
      -¡No!-gritó-. ¡No me entierres, Trigger!
      El perro cavaba cada vez más deprisa, moviendo las patas con furia. La tierra pasaba volando por delante de la cara de Evan.
      -¡No soy un hueso!-chilló frenético-. ¡Trigger! ¡No soy un hueso! ¡No me entierres! ¡No me entierres, por favor!

  4. Ángela

    Pág. 105
    “EL EXORCISTA”
    Viernes, 29 de abril. Mientras Chris esperaba en el pasillo de los dormitorios, el doctor Klein y un renombrado neuropsiquíatra examinaban a la niña.
    Los médicos la observaban durante media hora. Se dejaba caer. Daba vueltas sobre sí misma. Se tiraba de los pelos. Ocasionalmente hacía gestos con la cara y se apretaba las manos contra los oídos como para anular un ruido repentino y ensordecedor. Finalmente, se arrojó boca abajo sobre la cama, doblando las piernas debajo del estómago. Gemía en forma incoherente.
    El psiquiatra le dijo a Klein que se alejara de la cama. – Vamos a darle un tranquilizante –murmuró-. Tal vez así pueda hablar con ella.
    El internista asintió y preparó una inyección de cincuenta miligramos de <>. Sin embargo, al acercarse los médicos a la cama, Regan pareció sentir su presencia y, rápidamente, se volvió, y cuando el neuropsiquíatra trató de sujetarla, empezó a chillar con furia. Lo mordió. Le pegó. Lo mantuvo a distancia. Sólo cuando llamaron a Karl para que les ayudara, pudieron mantenerla lo suficientemente quieta como para que Klein le inyectara el sedante.
    La dosis fue insuficiente. Esperaron.
    Regan se calmó. Luego, somnolienta, miró a los médicos. – ¿Dónde esta mamá? Quiero que venga mamá –lloraba.

    William P. BLATTY

  5. Elvira

    Buena selección. Un clásico con versión cinematográfica clásica, también, del cine de terror (1973) y con guión del propio Blatty.

  6. Marcos

    “LOVECRAFT”, José A. Álvaro Garrido.
    Página 17
    Muchos de los objetos hallados resultaban extraños y espantosos. Mis ojos descubrieron muebles cubiertos por polvo de siglos, desmoronándose en la putridez de largas exposiciones a la humedad. Telarañas en una profusión nunca antes vista brotaban por doquier, e inmensos murciélagos agitaban sus alas huesudas e inmensas por todos lados en las, por otra parte, vacías tinieblas.
    Hecho por Marcos, 2º A.

  7. “Muerte en el Nilo”

    Agatha Christie

    Página 124

    – Te dije que te mataría y pensaba hacerlo tal y como te lo decía… -su mano se alzó de pronto con algo que brillaba-. Te mataré como a un perro… como al perro sarnoso que eres…

    Ahora Simon quiso actuar. Dio un salto, pero en aquel momento Jacqueline apretó el gatillo.

    • Albert

      Me encanta esté fragmento, el misterio de cómo lo mataría. Muy bien escogido.

    • Eduardo

      Fantástico trabajo, Jairo. Terrorífica la historia de miedo que has expuesto. Has hecho que se me pongan los pelos de punta.
      Edu Cadelo, 2º C

      • Adrián

        Jairo, has escogido muy bien el fragmento. La historia ha sido corta pero muy intensa. A mí en particular me encantan las escenas de que uno mate a otro, porque me lo imagino rápidamente en la cabeza. Y también me ha gustado lo de dejar de escribir ahí para que otras personas tengan ganas de leer este libro. Muy buen trabajo.
        Adrián Lacuesta, 2º A

    • Jon Madrazo

      ¡Muy buen fragmento, Jairo!
      Me ha encantado el fragmento que has elegido. Ahora mismo, me estoy imaginando la escena en mi cabeza… Si yo estuviera en la situación de Simon… Bufff!

      ¡Mañana mismo me lo empiezo a leer! Tiene una pinta…

      Jon 2ºA

  8. Marcos: ¡Qué bien elegido Lovecraft, y qué bien seleccionado ese fragmento! Yo, que soy mayor, tuve que dejar de leer sus libros a los dieciséis años, porque me ATERRORIZABA. Con este fragmento, me has evocado aquella sensación mía. Seguro que con este fragmento animas a leer a quienes quieren pasar miedo.

  9. sandra

    Título: Everlost
    Autor: Neal shusterman
    Página: 14

    Al final del túnel había un punto de luz, que se hacía más grande y brillante conforme se acercaba. En su corazón sintió una sensación de tranquilo asombro que no hubiera podido describir. Pero, de camino hacia la luz, golpeó contra algo que la desvió de su ruta. Se agarró a aquello, aquello lanzó un gruñido y por un instante Allie fue consciente de que se había dado contra alguien, alguien que debía tener su mismo tamaño, y que olía claramente a chocolate.

  10. Alejandra

    ” Blanco para la magia ”

    La comba trasformada en soga está colgando de una rama justo encima de mi cabeza, las dos asas de plástico se balancean delante de mis ojos. Me alejo un par de pasos y me tapo la boca, meneando la cabeza como si esto no fuera real, como si no pudiera ser cierto. Emito un silbido por la boca. Mi nombre está escrito en ambos mangos con un grueso rotulador negro, de modo que es indudable que es para mí, que alguien quiere matarme.

  11. Sandra de la Hoz

    Título: “La sombra del gato”
    Autor: Concha López Narváez

    “Invadido de inquietud se dirigió apresuradamente hacia su casa. No había recorrido sino unos pocos metros, cuando oyó detrás de él un furioso maullido que paralizó sus pasos e inundó de terror todo su ser. Se volvió espantado y apenas tuvo tiempo de vislumbrar una sombra oscura, de brillantes ojos de fuego, que se alargaba hacia él iniciando un salto”.

    Sandra de la Hoz, 2º C

  12. Andrea Valiente

    Página: 7-10 Andrea Valiente Oyola
    Título: Aventura espeluznante
    Autor: R.L. Stine

    Los perros notan cuando tienes miedo, pero por lo general los perros no me asustan. En realidad, me gustan.
    Sólo tengo miedo de los perros cuando van en jauría y me persiguen con saña, con los morros llenos de babas, dispuestos a destrozarme en pedacitos. Como ahora.
    Subí por un pequeño montículo y me hundí hasta las rodillas en la nieve. Miré atrás. Los perros acortaban distancias.
    El perrazo negro de los malvados ojos negros encabezaba la jauría. Enseñaba los dientes en una mueca furiosa. Estaba tan cerca que veía con toda claridad sus colmillos, afilados como agujas.
    (…)
    ¡NOOOOOOOO!
    Resbalé en una piedra oculta bajo la nieve.
    La guitarra salió volando y aterrizó con un ruido sordo. Me encontré tendido boca abajo.
    -Esta vez te pillaron – gemí-. Despídete, muchacho.

  13. Sonia

    Título: “La casa de la colina negra”.
    Autor: José Antonio Cortina.
    Página: 52.
    La noche en que los muertos se alzaron de sus tumbas en busca de vivos a los que arrastrar a la oscuridad. Engendros terribles sobrevolaron el pueblo destruyendo todo lo que encontraron a su paso. Hasta la última de sus pesadillas se dio cita en el pueblo esa noche. El tiempo del terror, el tiempo de las pesadillas, estaba por regresar. Lo estaba haciendo ya…

  14. Monica

    “La segunda vida de Bree Tanner”, Stephenie Meyer.
    (De la saga “Crepúsculo”)

    (…) podía sentir el calor bajo la dermis de la chica, oír el sonido de su pulso que martillaba a flor de piel.
    Abrió la boca para gritar, pero mis dientes le destrozaron la tráquea antes de que pudiese emitir sonido alguno. Tan solo el gorgoteo del aire y la sangre en sus pulmones y los leves gemidos que no fui capaz de controlar.
    Mónica Matilla, 2ºC

  15. Sandra

    “Luna Nueva” Saga Crepúsculo Prefacio
    Me sentía atrapada en una de esas pesadillas aterradoras en las que tienes que correr, correr hasta que te arden los pulmones.Sin lograr desplazarte nunca a la velocidad necesaria. Las piernas parecían moverse cada vez más despacio mientras me esforzaba por avanzar entre la multitud indiferente, pero aun así,las manecillas del gran reloj de la torre seguían avanzando, no se detenían; inexorables e insensibles se aproximaban hacIa el final, hacia el final de todo…
    Sandra Crespo, 2º A

  16. Sandra

    Titulo:Los crímenes de la calle morgue
    Autor :Edgar Allan Poe
    Pagina:65

    No se veía huella alguna de madame I`Espanaye, pero al notarse la presencia de una insólita cantidad de hollín al pie de la chimenea, se procedió a registrarla, encontrándose (¡cosa horrible de describir!)el cadáver de su hija, cabeza abajo, el cual había sido metido a la fuerza en la estrecha abertura y empujado hacia arriba un buen trecho. El cuerpo estaba aún caliente. Al examinarlo se advirtieron en él numerosas excoriaciones, producidas, sin duda, por la violencia con que fuera introducido y por la que requirió arrancarlo de allí. Veíanse profundos arañazos en el rostro, y en la garganta aparecían contusiones negruzcas y profundas huellas de uñas, como si la víctima hubiera sido estrangulada.
    Sandra Jara, 2º C

  17. Guillermo Cadelo 2ºC

    “El gato negro”, Edgar Allan Poe.

    Una noche, al volver a casa, muy embriagado, de una de mis correrías por la ciudad, imaginé que el gato evitaba mi presencia. Lo agarré, y en su temor ante mi violencia, me inflingió una leve herida en la mano con los dientes. Me invadió de pronto la furia de un demonio. Ya no estaba en mis cabales. Mi alma original pareció volar fuera de mi cuerpo, y una maldad más que diabólica, alimentada por la ginebra, electrizó cada fibra de mi cuerpo. Extraje del bolsillo del chaleco una navaja, la abrí, aferré por la garganta al pobre animal, ¡y le saqué con deliberación uno de los ojos de la órbita! Me ruborizo, ardo, me estremezco mientras anoto la condenable atrocidad.
    Guillermo Cadelo 2ºC

    • Olga

      He leído ese libro y pienso que has escogido bien el fragmento. Buen trabajo. Además es impactante lo que una persona puede hacer por una simple mordedura, matar a su propia mascota.
      Olga, 4º B

  18. Isabel

    ECLIPSE
    Stephenie Meyer
    Página 89

    Sentí que Edward se encogía. Alcé los ojos para verle las facciones, que se crisparon con un sentimiento que solo podía ser dolor. Por un momento espantoso, recordé una tarde en Italia, en aquella macabra habitación de la torre de los Vulturis, donde Jane había torturado a Edward con aquel don que poseía. Quemándole simplemente con el poder de su mente.

  19. alex

    Amigos de muerte.
    (Capítulo Dow Jones, Página 6, párrafo 2)

    A medida que la voz del periodista hablaba de la terrible sorpresa que se había llevado la familia Ramis, de la moto abandonada en la rampa de acceso al parking , de la furgoneta que salía a toda pastilla del mismo garaje y que estuvo a punto de arrollar a un transeúnte –el único testigo del suceso-, y de si los secuestros se habían puesto en contacto con los padres, se fue iluminando mi cerebro con la certeza de que daban la noticia…¡del secuestro de mi amigo Sete!

    Álex Martín, 2º C

  20. Lara

    CREPÚSCULO
    Stephenie Meyer.
    Pag. 455

    El cazador retrocedió un paso y empezó a dar vueltas en torno a mí con gesto indiferente, como si quisiera obtener la mejor vista posible de una estatua en un museo. Su rostro seguía siendo franco y amable mientras decidía por dónde empezar. Entonces, se echó hacia atrás y se agazapó en una postura que reconocí de inmediato. Su amable sonrisa se ensanchó, y creció hasta dejar de ser una sonrisa y convertirse en un amasijo de dientes visibles y puntiagudos. No pude evitarlo, intenté correr aun sabiendo que sería inútil y que mis rodillas estaban muy débiles. Me invadió el pánico y salté hacia la salida de emergencia. Lo tuve delante de mí en un abrir y cerrar de ojos. Actuó tan rápido que no vi si había usado los pies o las manos. Un golpe demoledor impactó en mi pecho y me sentí volar hacia atrás, hasta sentir el crujido al romperse cuando mi cabeza se estrelló contra los espejos. Estaba demasiado aturdida para sentir el dolor. Ni siquiera podía respirar.
    Lara Gómez Urquía 2ºA

  21. Adrián Idahosa

    “El museo de los sueños”
    Joan Manuel Gisbert
    Página 95
    Pero oí pasos en el largo corredor, pasos que se acercaban.
    Entonces, con alarma, me di cuenta de que ya era noche cerrada. No se trataba de eclipses ni de espesos nubarrones. El cielo estaba abierto y despejado. Limpiamente pude ver las estrellas y la luna menguante. El mediodía, la tarde y el crepúsculo habían quedado atrás como una exhalación. Mi reloj continuaba mudo y quieto.
    Los pasos sonaban ya muy cerca. Pero no sentí auténtico temor. Las recientes emociones habían sido demasiado fuertes como para que una presencia humana pudiese impresionarme en aquellos momentos.
    Sin embargo, cuando me dirigí a la puerta del salón para salir al encuentro de quien se aproximaba, noté una súbita sensación de vacío en el estómago.
    Adrián Idahosa, 2º C

  22. Ya veo que nuestros libros están en las mejores manos!! Lo bueno de leer es que vivimos emociones que de otra manera no viviríamos, porque en la experiencia cotidiana es improbable que nos ocurran ciertas cosas. Hace tiempo, no sé qué edad tendría, pasé una tarde entera sin levantar los ojos de un libro: “A sangre fría”, de Truman Capote. A la vista de la postura nadie hubiera dicho lo que estaba ocurriéndome, pero os aseguro que me moría de miedo!!! No pude dejarlo hasta que lo terminé!
    Hay un montón de libros que nos mueven por dentro y por fuera; hay algunos que pueden hasta transformarnos!! Os animo a conocerlos. ¡Casi todos los tenemos en la biblioteca!¿Aún no habéis venido? Entrad en nuestra página web o seguidnos en facebook. Si dices ME GUSTA, estaremos comunicados!! Un beso a todos, y encantada de haberos sido útil.
    https://www.facebook.com/pages/Biblioteca-Municipal-de-Camargo/238582969536140?ref=bookmarks

  23. Drácula
    Bram Stoker
    Adaptaciones en ruso y rumano.
    “—Creen que van a destruirme… con sus rostros pálidos, como las ovejas en el matadero. ¡Ahora van a sentirlo, todos ustedes! Creen haberme dejado sin un lugar en el que poder reposar, pero tengo otros. ¡Mi venganza va a comenzar ahora! Ando por la tierra desde hace siglos y el tiempo me favorece. Las mujeres que todos ustedes aman son mías ya, y por medio de ellas, ustedes y muchos otros me pertenecerán también… Serán mis criaturas, para hacer lo que yo les ordene y para ser mis chacales cuando desee alimentarme. ¡Bah!”

    En ruso:
    “Они думают, что они собираются убить меня … с их бледные лица, как овцы на заклание. Теперь буду чувствовать себя его, вы все! Поверьте, я остался без места, в которых можно отдохнуть, но у меня есть другие. Моя месть теперь начнется! Я иду по земле на протяжении веков, и время это я. Женщины, что вы все любите мои сейчас, а через них, ты принадлежишь мне и многим другим тоже … Будут ли мои существа, чтобы сделать мою торгов и будет моим шакалы, когда я хочу, чтобы питаться. Ба! ”

    • Olga:
      Me has impresionado con este nivelón de idiomas. Me da rabia no entenderlos, porque me gustaría sentir el miedo también en esas lenguas, cómo lo siento al leer el fragmento que has elegido en la traducción al castellano.

    • Vitaliy

      Ольга, читая данный блог, был приятно удивлен увидеть фрагмент на русском языке. Спасибо! Успехов!

  24. Drácula
    Bram Stoker
    Adaptaciones en Rumano y Ruso
    “—Creen que van a destruirme… con sus rostros pálidos, como las ovejas en el matadero. ¡Ahora van a sentirlo, todos ustedes! Creen haberme dejado sin un lugar en el que poder reposar, pero tengo otros. ¡Mi venganza va a comenzar ahora! Ando por la tierra desde hace siglos y el tiempo me favorece. Las mujeres que todos ustedes aman son mías ya, y por medio de ellas, ustedes y muchos otros me pertenecerán también… Serán mis criaturas, para hacer lo que yo les ordene y para ser mis chacales cuando desee alimentarme. ¡Bah!”

    En rumano:
    “Ei cred că o să mă distrugă … cu fețele lor palide, ca oile la tăiere. Acum gând să-l simți, voi toți! Crede Am rămas fără un loc în care să se odihnească, dar am altele. Răzbunare meu va începe acum! Am mers pe pământ timp de secole, iar timpul este pe mine. Femeile care va iubesc pe toti sunt ai mei acum, și prin ei, vei fi a mea și multe altele prea … Va creaturi mele, de a face licitare mea și de a fi șacalii mei când vreau să se hrănească. Bah! ”

    Olga, 4º B

  25. Albert

    Aquí está un fragmento de un libro (Mestres do Terror) que contiene varias historias de miedo en portugués.

    METEMPSICOSE
    Walter Poliseno
    Os últimos golpes de picareta ressoaram no silencio do vale. Havia, em todos nós, uma estranha trepidação, porque chegara, finalmente, o momento esperado, havia meses: a porta de mármore do túmulo do Faraó estava aberta.

    Los últimos golpes producidos por el pico resonaran en el silencio del Valle. Había, en todos nosotros, un extraño temblor, porque llegara, finalmente, el momento esperado (…): la puerta de mármol de la tumba del faraón estaba abierta.
    Manoel Albert 4b

  26. Marina Cobo 1ºC

    Hola, me llamo Caterinhe y soy un alma atrapada en el cuerpo de una muñeca. La verdad no se por qué hago lo que hago, ni por qué me lo paso bien o lo disfruto. No se por qué la sensación de MATAR me sienta tan bien. Yo suelo acompañar a Triana, la niña de la curva, para quien no lo sepa.

    Triana es un fantasma que espera a sus víctimas al borde de la carretera. Ella es seria, ella dice que no sonríe porque tiene la boca cosida pero yo no la lo creo, porque para eructar bien que abre la boca.

    Bueno. Yo era una niña de seis años que iba a casa de mi abuela con mis padres. De repente paramos, allí fue donde conocí a Triana. Una figura pálida y morena subió al coche. Recuerdo que ahí no tenía la boca cosida.

    Cuando giramos la curva… No pasó nada, Triana parecía un poco molesta al pasar frente a la curva y no pasar nada. Yo la miré, ella sonrió. Entonces el coche empezó a hacer eses. Papá empezó a gritar. Me golpeé la cabeza, las ultimas palabras que oí fueron ” Cariño, la niña”. Luego oí una risa. Después, nada…

    Ahora suelo acompañar a Triana a sus cacerías. La verdad es que pienso que lo hago para rellenar ese vacío que mi familia dejó.

    Pero no lo sé ni yo. Y no me juzgues o si no… UNA MUÑECA ENTRARÁ EN TU COCHE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s