LA MONTAÑA o el poder de la fantasía…

El niño empezó a trepar por el corpachón de su padre, que estaba amodorrado en la butaca, en medio de la gran siesta, en medio del gran patio. Al sentirlo, el padre, sin abrir los ojos y sotorriéndose, se puso todo duro para ofrecer al juego del hijo una solidez de montaña. Y el niño lo fue escalando: se apoyaba en las estribaciones de las piernas, en el talud del pecho, en los brazos, en los hombros, inmóviles como rocas. Cuando llegó a la cima nevada de la cabeza, el niño no vio a nadie.
-¡Papá, papá! -llamó a punto de llorar.
Un viento frío soplaba allá en lo alto, y el niño, hundido en la nieve, quería caminar y no podía.
-¡Papá, papá!
El niño se echó a llorar, solo sobre el desolado pico de la montaña.
Enrique Anderson Imbert (1910-2000)
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Microrrelatos

MATERIA DE BRETAÑA, TRISTÁN E ISEO

Tristán e Iseo (la muerte) de Rogelio Egusquiza (1845-1915). Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Nuestra propuesta es un clásico de la materia de Bretaña, la leyenda de Tristán e Iseo. De orígenes celtas o gaélicos, la leyenda de Tristán e Iseo ha sido una de las más fecundas del ciclo artúrico, no solo en el ámbito literario. Sobre todo, a partir del Romanticismo, es paradigma de la historia de la pasión amorosa enfrentada a un destino trágico, Tristán e Iseo ha gozado desde sus primeras versiones medievales de una gran celebridad y como buena materia artística proteica se ha ido acomodando durante los siglos a diferentes lecturas, ha servido de referencia a los artistas (Wagner, Waterhouse) y de fecunda fuente de inspiración a poetas como Tennyson.

Deja un comentario

Archivado bajo Clásicos

ROSA MONTERO, NACIONAL DE LAS LETRAS.

La escritora y columnista Rosa Montero (1951) ha sido galardonada con el premio Nacional de las Letras 2017.  Su obra periodística ha sido ampliamente reconocida  con variados galardones y su literatura traducida a más de 20 idiomas. Nominada para ser miembro de la RAE (sillón M) en liza con el historiador García Gual. Tras la votación ninguna candidatura alcanzó la mayoría absoluta por lo que el puesto quedó vacante.

Su oficio, en palabras de la propia autora: “Soy narradora, ensayista y periodista, por este orden” “Profesionalmente no, porque la novela para mí no es un trabajo, es mi manera de ser y estar en el mundo, es estructural. Mientras el periodismo es una profesión, la narrativa es un esqueleto exógeno que me mantiene en pie, es mi manera de vivir”.

 

Montero se considera una «escritora especialmente existencialista». Sus lectores saben que, en su obra, la muerte es un tema recurrente, porque «vivir es irse deshaciendo en el tiempo». Sin embargo, ni en sus historias ni en su vida ella pierde el optimismo. «Mis libros son de supervivientes. Son la prueba de que hay luz al final del túnel de esa herida lacerante. Escribo para convertir las heridas de la vida en luz».

Deja un comentario

Archivado bajo Noticia

CLARA JANÉS, ESPERARÉ PACIENTE

 

Esperaré paciente,
acechando, como un perro, el momento.
O me iré por la selva de tus versos
abriéndome camino lentamente
por ocultos senderos,
por pequeños resquicios
que has dejado entreabiertos.

 

Clara Janés, Kampa, 1986

Clara Janés, poetisa (Barcelona, 1940), ha sido una de las poetas más reconocida de la literatura de la experiencia; publicó su primer libro en 1964, Las estrellas vencidas. 

Deja un comentario

Archivado bajo POEMA DE LA SEMANA

EL GRITO, una micronarración de terror…

EL GRITO

La joven duquesa de Montflorite se había preparado a conciencia para la guillotina. Le habían dicho que evitara mirar el entorno, el verdugo, la cuchilla. De camino al cadalso mantuvo los ojos cerrados. Y, mientras la multitud increpaba al carromato lleno de aristócratas, ella rezaba. Subió luego también a ciegas la escalinata de madera con la ayuda de un soldado. Y sólo abrió los ojos cuando, pasado el duro trance, se halló entre las paredes de una canasta sobre un montón de cabezas volteadas y sangrantes. Sintió más asco que horror y quiso gritar pero ya no le salió la voz.

Juan Pedro Aparicio

Deja un comentario

Archivado bajo Microrrelatos