Archivo de la etiqueta: Paso a la poesía

TENEMOS UN POEMA… DE LORETO SESMA

ABRE LA BOTELLA, AMIGO,  QUE TENEMOS UN POEMA

Poco se habla de los que hacen resurgir tu mundo día a día.

De esos amigos que siempre han estado ahí y que te han visto en tus mejores
momentos y en los peores.
Esos amigos que te llenan la copa cuando ves el vaso medio vacío y te
quitan la botella cuando estás al borde del abismo.
Los amigos que te miran y te dicen lo preciosa que eres, lo bonitas que
haces que sean las calles cuando pasas.
Poco se habla de cómo su abrazo puede hacer que todos los problemas se
olviden.

Poco se habla de los amigos que son verso, poema, poeta y que no son
Madrid, ni Barcelona, ni París, porque son hogar, refugio, sonrisa.

Loreto Sesma, (1996), poeta zaragozana que ganó en 2017 el premio Internacional de poesía Ciudad de Melilla. Antes de cumplir los 20 ya había publicado dos poemarios: Naufragio en la 338 y 317 kilómetros y dos salidas de emergencia. Cierra su obra, de momento,  Amor revólver (2016),

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo POEMA DE LA SEMANA

HAY MUJERES… ELVIRA SASTRE

Hay mujeres
que son estaciones de (d)año,
tormentas torrenciales en agosto y estufa
en un diciembre lleno de abandonos.
 
Hay mujeres
que son pájaros sin alas en un cielo lleno
de recuerdos,
fieras carnívoras al acecho de las ganas
y de esa falta de poder ante la tentación 
que solo es deseo confundido.

(… puedes seguir leyendo aquí 

Deja un comentario

Archivado bajo POEMA DE LA SEMANA

RAFAEL CADENAS, REINA SOFÍA DE POESÍA, 2018

“Humilde, silencioso y rebelde”, así se autorretrató en un poema el venezolano Rafael Cadenas, que acaba de obtener el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. Convocado por Patrimonio Nacional y la Universidad de Salamanca, el galardón se ha convertido en el más prestigioso del género en los países de lengua española y portuguesa. Cadenas toma el relevo este año de la nicaragüense Claribel Alegría, que lo obtuvo el año pasado, meses antes de fallecer.
El País

 

Rafael Cadenas es una de las voces más radicales y auténticas de la poesía en lengua española. El estudioso Julio Ortega en la nota introductoria a Material de Lectura dirá de su poética:

La poesía de Rafael Cadenas (Venezuela, 1930) es un tejido hecho de varias voces (arcaicas, internas, luminosas) que trama el hilo cierto del silencio (absorto, lúcido, impertérrito); por eso, dice tanto como calla. Leer a Cadenas es recorrer el entramado (sutil y firme, delicado y tentativo) de un proyecto poético que se arriesga a darle la palabra al silencio.

Como en la paradoja de la mística, en este proyecto se trataría de decir más para que el silencio consiguiente sea una forma del habla; esto es, callar es una plenitud, hablar una ruta convocatoria. Por eso, el poema es una orilla: el nuevo espacio que el lenguaje avanza para albergar a la fuerza del enigma, que no tiene idioma. 

Fragmentos p.10:
2. Escribo
como el que se inclina sobre el cuerpo que ama.
3. La que encanta las orillas llega sin más escolta
que el deseo.
Hebra que conduce fuera del pensamiento.
5. MAPA Figura de hombre arrodillado que crece cuando me
quedo solo, miro alrededor y reabro mi memoria

Deja un comentario

Archivado bajo Noticia, Reina Sofía de poesía

ERNESTINA DE CHAMPOURCIN, una vez más ESTÁ con nosotros.

Estás

Y estás: en el vacío
y en la ausencia presente,
en la que es y vive
sin dejar de ser única
oquedad invisible
con raíces eternas.
No hay mundo que la llene
pero sí algo vivo
que la besa y la calma.

Deja un comentario

Archivado bajo POEMA DE LA SEMANA

CARMEN CONDE, ROZANDO EL LÍMITE…

ROCE DE LÍMITES
Esto que se termina soy yo. No puedo pasar de mí.
He llegado hasta mis propios bordes;
rebosaría, derramándome, si quisiera
a la Puerta de Dios llamar.

Una mirada en sí; unos sentidos todos
dentro de ellos mismos… Soy ahora
el límite total de la criatura.

Voy a afirmarme ante el No, a gritar que vine
henchida de un latido inexpresable;
y que espero me sostengan unas manos
sin pulpa de la tierra.

Todo llegó conmigo;
fabulosas miserias traje absorta
y un delgadísimo ramaje de venturas
que soñaba bosque de amor en el mundo.

De aquí no espero brotar.
Nadie me llama.
¿Voy a persistir cual una sombra
delante de tu voz jamás oída?
Atiéndeme, misterio; no te alcanzo.
¿Eres la quietud, eres violencia
de quietud…?
¿Eres yo misma?

Deja un comentario

Archivado bajo POEMA DE LA SEMANA