Archivo de la etiqueta: Teatro Clásico

¡ARRIBA EL TELÓN! DE NUEVO, AL TEATRO

Verona, en el Palacio de Festivales el día 27 de abril, es una recreación contemporánea del “Romeo y Julieta” de Lope de Vega, Castelvines y Monteses.Lope escribió su obra probablemente en la primera década de 1600, y su inspiración era la comedia petrarquista de Bandello (fuente también de Shakespeare). No obstante, Lope acomoda la historia a la fórmula de la Comedia Nueva: comedia de enredo con final feliz.

Julia (la Julieta lopesca) es un personaje mucho más decidido, y de hecho es ella quien consigue superar los problemas con inteligencia e ingenio.

Estrenado el pasado 21 de julio, dentro de la programación del Festival Internacional de Teatro de Almagro (VI Edición Almagro Off) Mención especial del Jurado a Verona, puesta en escena por la compañía Tresdosuno teatro. Nota de prensa.

25 comentarios

Archivado bajo Clásicos, Noticia

Y TAMBIÉN COMEDIA CLÁSICA: CISTELARIA

Cistellaria (La comedia de la cestita).

Esta comedia primeriza de Plauto, estrenada en torno al año 203 antes de nuestra era, es un excelente ejemplo de lo que la comedia paliata latina le debe a los autores de la comedia nueva griega, utilizando, una vez más, el enredo amoroso como núcleo argumental.

La joven Selenia, que había sido abandonada al nacer y recogida por una meretriz, se enamora de un joven de buena familia, Alcesimarco, que también la quiere con locura. Pero este bello idilio se ve interrumpido por el padre del joven, empeñado en casar a su hijo con una chica de su misma clase social.

 El idealismo de los jóvenes se enfrenta así al realismo de los adultos; amor y conveniencia son los parámetros que enmarcan el motivo de esta comedia: los vericuetos de la trama argumental irán tejiendo los cabos que desembocarán en la anagnórisis o reconocimiento de la niña abandonada por sus padres verdaderos y que nos llevarán derechamente al triunfo del amor.

El lamentable estado de conservación de los manuscritos latinos en los que la Cistellaria se nos han transmitido –faltan en ellos más de 600 versos- ha hecho necesaria una reconstrucción para que también esta obra de Pauto pudiera subir a las tablas.

Nos vemos el día 25 de abril, en la celebración del teatro clásico. Palacio de Festivales.

Deja un comentario

Archivado bajo Clásicos, Noticia

NOS VAMOS DE TEATRO… ANTÍGONA

Antígona
Esta tragedia de Sófocles pertenece al grupo de tragedias del “ciclo tebano”, que, tras el “ciclo troyano”, es uno de los más productivos en el género. Como en casi todas las tragedias griegas, en Antígona se desarrolla una lucha encarnizada de sentimientos contrapuestos, a veces desgarradores, que invocan “al amor” y “a la piedad” o “a la justicia”, “al orden” y “a la patria” y que, mayoritariamente, acarrean la muerte de sus protagonistas.
Antígona, ¿heroína?, ¿desobediente?, ¿rebelde?, ¿mártir? De una manera u otra, encontraremos en esta obra a una mujer que se enfrenta al poder político (personificado en Creonte) por dar sepultura a su hermano Polinices, muerto junto a su otro hermano Eteocles en la guerra que los enfrentó por el gobierno de la ciudad. Dicho de otro modo, se trata del conflicto en las leyes divinas y las leyes del hombre.
La reciente publicación de la novela titulada La guardia, del escritor Joydeep Roy-Bhattacharya (Jamshedpur, India, 1971), en el que relata un episodio de la guerra de Afganistán y que, de hecho, estuvo a punto de titularse Antígona en Kandahar, es la muestra más actual de la inmortalidad de los clásicos, entre los que la Antígona de Sofocles ocupa un lugar principal.

El 25 de abril en el Palacio de Festivales, cita con los clásicos.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Clásicos, Noticia

Teatro clásico: CÁSINA

Escrita en torno a 200 a. C. es ya una “obra de madurez” de Plauto: algunos estudiosos consideran que fue la última. La historia de la literatura plautina no ha sido tan generosa con Cásina como con Miles Gloriosus o Anfitrión, por ejemplo, y se nos ha transmitido como “una más”. Sin embargo, no lo es: presenta características que la hacen merecedora de un análisis más profundo que, evidentemente, no haremos aquí. Valga a modo de ejemplo que es la única comedia de Plauto en la que la pareja de enamorados sobre la que se construye el argumento no aparece en escena en ningún momento.

En Cásina, no obstante, se desarrolla uno de los temas preferidos de Plauto y aquí brilla con luz propia el prototipo de un personaje imprescindible en la posterior Comedia Universal: “el viejo verde”, que agudiza su ingenio ante la adversidad para poder satisfacer sus amores. El título original fue Sortientes, traducción del original griego escrito por Dífilo ‘Κλερουμένοι’ y que alude a la “suerte echada” entre los pretendientes.

  Cásina se diferencia también de “sus hermanas de mayor renombre” en el desarrollo escénico y en que su lenguaje está en consonancia con el tema que trata: menudean frases, alusiones y gesticulaciones que a buen seguro harían las delicias de la plebe romana de la más baja estofa. Esto puede explicar el hecho de que Cásina haya estado vetada en pasadas etapas históricas y se haya puesto como “paradigma” del Plauto barriobajero que busca la carcajada a cualquier precio.

En cualquier caso, todo ello lo consigue con una increíble riqueza lingüística y métrica, clave de su popularidad inmediata y de su importancia en el desarrollo del género en la literatura occidental. Imitaciones o reminiscencias de Cásina se encuentran en autores como Maquiavelo, Aretino o Molière.

Para saber más acerca de “nuestra” representación:

http://www.grupokomos.com/GrupoKomos/Casina.html

Deja un comentario

Archivado bajo Clásicos

Teatro clásico: EDIPO, REY

Existiendo muchas dudas acerca de la fecha de composición (se calcula que fue representada por vez primera en 425 a. C.), no existe ninguna en cuanto a que es el núcleo de la creación trágica de Sófocles. El tema, basado en el ser humano y su destino, está tomado del ciclo tebano y se centra en el descubrimiento de la causa de la peste que asolaba Tebas. Toda la obra es el desarrollo del proceso que conduce a la resolución de ese enigma que, trágicamente, desvela a Edipo el suyo propio. La obra concluye con las palabras del coro mostrando el ejemplo de Edipo para que nadie se considere completamente dichoso hasta el último día de su vida.

Lo que aquí se nos muestra es la antítesis entre el obrar humano y la voluntad inescrutable de los poderes superiores. Pero en esa oposición es donde el ser humano puede alcanzar su mayor grandeza al oponerse a ese destino ciego ante el que no se rinde. Esta lucha puede llevar al hombre al sufrimiento o a la muerte pero aquí es donde encuentra precisamente su valor moral. Ante la existencia caben dos actitudes: la del conformista, que se rinde ante las dificultades, o la del héroe, que se rebela y sigue su camino hasta el final.

Edipo y la esfinge

Ante este esquema de la naturaleza humana, Sófocles propone como norma de vida la sophrosyne, o sea, el reconocimiento de las propias limitaciones ante el poder absoluto de la divinidad y todos sus héroes están necesitados de ella en el primer momento.

Esta obra fue considerada por Aristóteles como el mejor paradigma de tragedia clásica, tal y como él la definió en su Poética. En este drama se dan todos los elementos esenciales: el error trágico o hamartía, el cambio de fortuna o peripecia, la anagnórisis o reconocimiento y, finalmente, la catarsis del espectador: la purificación de las pasiones mediante las emociones que provoca la contemplación de una situación trágica.

Prueba de la enorme trascendencia de esta obra la podemos encontrar en el gran número de versiones realizadas en todas las épocas no sólo en la literatura, sino también en el cine, la ópera y las artes plásticas. Además, no podemos dejar de mencionar la antropología y la psicología, donde este tema ocupa un puesto clave a partir de la descripción del complejo de Edipo realizada por Freud.

Para saber más acerca de “nuestra” representación:

http://www.grupokomos.com/GrupoKomos/Edipo_Rey.html

Deja un comentario

Archivado bajo Clásicos