SOY LLENA DE GOZO, GIOCONDA BELLI

Y porque ya se va acercando el solsticio de verano, la plenitud de la primavera nos permite asomarnos al tiempo del descanso, del gozo y de la vida que tan bien canta Gioconda Belli en este hermoso poema.

Soy llena de gozo,
llena de vida,
cargada de energías
como un animal joven y contento.
Imantada mi sangre con la naturaleza,
sintiendo el llamado del monte
para correr como venado desenfrenadamente,
sobando el aire,
o andar desnuda por las cañadas
untada de grama y flores machacadas
o de lodo,
que Dios y el Hombre me permitieran volver
a mi estado primitivo,
al salvajismo delicioso y puro,
sin malicia,
al barro, a la costilla,
al amor de la hoja de parra, del cuero,
del cordero a tuto,
al instinto.

Deja un comentario

Archivado bajo POEMA DE LA SEMANA

La culta dama, José de la Colina

Le pregunté a la culta dama si conocía el cuento de Augusto Monterroso titulado El dinosaurio.

-Ah, es una delicia -me respondió-, ya estoy leyéndolo.

Deja un comentario

Archivado bajo Microrrelatos

Wislawa SZYMBORSKA, TRES PALABRAS

Wislawa Szymborska (Polonia, 1923). Obtuvo el Premio Nóbel de Literatura de 1996. Sus poemas alcanzan la verdadera poesía cuando echa mano de la alegoría y la sorpresa. Según Elena Poniatowska, el primer lector de la Szymborska en nuestra lengua fue León Felipe.

Cuando pronuncio la palabra Futuro,
la primera sílaba pertenece ya al pasado.
Cuando pronuncio la palabra Silencio,
lo destruyo.
Cuando pronuncio la palabra Nada,
creo algo que no cabe en ninguna no-existencia.

Deja un comentario

Archivado bajo POEMA DE LA SEMANA

Crianzas, Cristina Peri-Rossi

Siempre imagino que mi madre tiene nada más que veinticinco años (la edad que ella tenía cuando yo nací), de ahí que me enfurezca si la oigo arrastrar los pies, cloquear, toser, pensar como una vieja. No entiendo por qué a los veinticinco años le han salido arrugas ni me explico cómo siendo tan joven se acuesta tan temprano.

Si en algún momento de pavorosa lucidez advierto que es una vieja, tal descubrimiento me llena de horror, por lo cual trato inmediatamente de expulsar dicho conocimiento de la luz de mi conciencia, de manera que en seguida recupera sus veinticinco años.

Ella me trata a mí continuamente como si yo fuera una niña, por lo cual nos entendemos perfectamente. No insisto en crecer, porque sé que es inútil: para nosotras dos, el tiempo se ha estacionado y ninguna cosa en el mundo podría hacerlo correr. Moriré de cinco años y ella de veinticinco: a nuestros funerales asistirá una muchedumbre de ancianos niños y de niños que jamás llegaron a crecer.

Deja un comentario

Archivado bajo Microrrelatos

LOUIS GLÜCK, PENÉLOPE

La terquedad de Penélope

Un pájaro llega a la ventana. Es un error

considerarlos solamente

pájaros, muy a menudo son

mensajeros. Por eso, una vez

se precipitan sobre el alfeizar, se quedan

perfectamente quietos, para burlarse

de la paciencia, alzando la cabeza para cantar

pobrecita, pobrecita, un aviso

de cuatro notas, para volar luego

del alfeizar al olivar como una nube oscura.

¿Pero quién enviaría a una criatura tan liviana

a juzgar mi vida? Tengo ideas profundas

y mi memoria es larga; ¿por qué iba a envidiar esa libertad

cuando tengo humanidad? Aquellos

que tienen el corazón más diminuto son dueños

de la mayor libertad.

Louise Glück (Nueva York, 1943), Premio Nobel de Literatura 2020

Deja un comentario

Archivado bajo POEMA DE LA SEMANA